NUESTRA HISTORIA

Calle-Lanzarote-Pitagin
Fachada-Lanzarote-Pitagin

“La ginebra de aloe vera de la isla de Lanzarote. Enamorados de lo nuestro.”

Es imposible explicarte sin tu contexto, sin los sentimientos, emociones y sensaciones que tu lugar de origen imprime en tu caracter. 

Al menos así lo entienden Agustín y Luís. Ellos han jugado a la pelota en la calle sin necesidad de preocuparse por los coches, rodeados de fachadas blancas fundidas en un paisaje volcánico en dónde cada partido parecía estar disputándose en la luna. Han corrido hasta las neveras para beber de un trago un clíper de fresa o un appleteiser, y después han vuelto a disputar su partido astral. Siempre rodeados de la brisa Atlántica que les recordaba que no estaban solos en medio del mar, y que también acariciaba la fauna y flora de la isla por la que tanto respeto han sentido.

Han crecido y, a su vez, han paseado por el Charco de San Ginés, conociendo a sus gentes y moldeándose con ellos. Han pasado días enteros en la Famara, compartiendo “ Papas con Mojo”, “Bienmesabes”, “Almorgotes”…Días en los que la puesta de sol parecía no llegar nunca para aquellos que se deslizaban en las aguas con su tabla de surf en busca de la ola perfecta. Días en los que, cuando el sol se ponía, todo se tornaba de un naranja y morado infinitos.

“Armonía y frescor en cada trago. Lanzarote en cada trago.”

Las texturas, el clima, el paisaje de la isla de Lanzarote inspiró a estos dos emprendedores a crear una Ginebra con ese aroma, ese temple. Para ello, buscaron a uno de los maestros destiladores  (nombre) más prestigiosos a nivel nacional y lo llevaron a la isla a inspirarse, juntos estuvieron un tiempo probando sabores, aromas y colores, hasta dar con la receta Pitagin: 

Una receta refrescante, única, y que representa todos los valores de la isla de Lanzarote. La elección del aloe Vera no es casual, pues responde al espíritu de acercar la isla a cada paladar. 

Y qué mejor manera de hacerlo con uno de los recursos naturales isleños. Acompañado de un cuidadoso plantel botánico  propio de la isla como el cilantro, hojas de hierba Luisa, enebro, jengibre, cardamomo y cítricos, consiguieron llegar a la composición perfecta para evocar Lanzarote en cada trago. 

La percepción de la realidad solo tiene sentido a través de la experiencia sensorial. La que proponen Agustín y Luís es a través de una composición original que transmite sequedad, frescura y armonía, y representa todos los valores que Lanzarote ha forjado en ellos.

Co-Creador-pitagin